Kiki Musampa, de estrella a estrellado

Kizito Musampa, congoleño de nacimiento (20 de julio de 1977, Kinsasha), conocido en el mundo del fútbol como 'Kiki' Musampa o “el holandés errante” por su condición de trotamundos.

El bueno de 'Kiki' hizo sus primeros pinitos y dejó sus primeros destellos de calidad en el Ajax holandés, con el cual ganó dos Eredivises consecutivas y una supercopa (allá por 1995). Allí jugó sus primeras cuatro temporadas en el fútbol profesional, marcando 6 goles en 45 partidos.


Buscando progresar y ampliar su experiencia de cara al mundial de 1998 que se celebró en Francia (fue nacionalizado holandés), Musampa cambió de aires y fichó por el Girondins de Burdeos, de la Ligue 1 francesa. Al final no consiguió ir seleccionado con la absoluta holandesa a la Euro, pero ganó la liga ese año con el conjunto galo. Musampa aportó 5 goles en 33 partidos que jugó durante las 3 temporadas en éste equipo.

La carrera de Kizito tocó techo durante sus cinco temporadas en el Málaga (mucho antes de que llegasen los petrodólares), donde se convirtió en un jugador clave, ya que Kiki hacía valer su velocidad y regate para convertirse en una gran molestia para la defensa del equipo rival. Desde su posición de lateral consiguió 22 goles en 96 partidos con el equipo de la Costa del Sol.

Musampa es sin duda una leyenda del club malacitano, que vivió una buena época en esas temporadas, teniendo una de las delanteras más letales y temidas de la LFP, con Dely Valdés y Darío Silva como killers, que lideraron al equipo y lo hicieron campeón de la Copa Intertoto (una competición que se sacó de la manga la UEFA para que equipos del montón como el Villarreal ganasen algo y se sintiesen importantes) en el verano de 2002 El málaga supo venderlo justo a tiempo, ya que justo después de salir del Málaga comenzó su decadencia futbolística.

Su declive comenzó como no podía ser de otra forma en el Atlético de Madrid, club especialista en malograr estrellas durante aquella época. Kiki recaló en el Atleti en el año 2003 y vino como estrella que iba a aportar mucho al Atlético, con el objetivo (cómo no) de lograr clasificarse en puestos champions, pero como siempre, no les quedó más remedio que darse con un canto en los dientes y conformarse con no descender. Musampa pasó más tiempo calentando el banquillo del Calderón que corriendo por su banda, así que abandonó el equipo cuando acabó la temporada. 'Kiki' jugó 34 partidos y anotó 2 dianas en ésta temporada rojiblanca.

El crack congoleño decidió que era hora de cambiar de aires y buscar una vez más nuevos horizontes y metas, así que Musampa tomó rumbo a Inglaterra para fichar por el Manchester City. Con los 'Citizens' se convirtió en un fijo en el banquillo partido tras partido durante las dos temporadas que estuvo en la Premier League, pero aún así disputó 41 encuentros con la elástica del City en los que sólo hizo 3 goles.

Ya apenas quedaba rastro de ese jugador eléctrico que destacó en el Málaga, y su calidad (la poca que tenía) y velocidad iban decayendo con el paso de los años, lo cual hizo que Musampa fuese dando bandazos de un club a otro, buscando desesperadamente un sitio para demostrar que todavía podía triunfar, lo cual le llevó hasta las filas (concretando más, al banquillo) del Trabzonspor turco, por el que pasó con más pena que loria, ya que lejos de destacar y convertirse en la estrella del equipo, chupó más banquillo que el entrenador. Sólo pudo jugar 14 partidos en ésta aventura turca y no llegó ni a anotar ningún gol. Esperemos que al menos aprendiese a hacer kebabs durante su estancia en Turquia.

Tras salir del Trabzonspor estuvo entrenando un tiempo con el Sunderland inglés mientras buscaba un nuevo equipo que se ajustase a sus necesidades. Musampa ésta vez decidió probar en la liga que le vio nacer como profesional, así que hizo las maletas y se fue al AZ Alkmaar holandés, donde (como no) siguió chupando banquillo. Kiki no mejoraba, y tampoco aportaba mucho al equipo (sólo disputó 5 encuentros en los dos meses que estuvo), así que decidió arriesgar y partió rumbo a Corea del Sur, con destino al FC Seoul. En el Seoul tuvo una leve mejoría, pero no tardó en desaparecer y arrastrarle otra vez a la suplencia. 

Desengañado y desanimado tras ésta corta aventura (sólo estuvo una temporada), 'Kiki' decidió volver otra vez a Holanda, ésta vez al Willem, donde tras apenas jugar (siguiendo la tónica de sus últimos años), finalmente colgó las botas.

Todo un jugador TOP. 


@MrJocoso

Comentarios

Entradas populares de este blog

Castolo: "La relación con Minanda era una bomba de relojería"

Las tenistas femeninas son unas cachondillas

Eufemiano Fuentes te acusa de dopaje