#RoboAlMadrid

Menudo escándalo. El mayor robo en la historia del fútbol la hemos vivido esta tarde en el Camp Nou. Incluso podría catalogarse mayor robo que el conocido “Escándalo de Stamford Bridge”.

El partido comenzó con claro dominio madridista, tocando la pelota, jugando bien a fútbol y con muchas ocasiones de gol. Entonces llegó el gol del astro madridista, el Dios del fútbol, el futuro Balón de Oro. A partir de ahí cambiaron las tornas, apareció el verdadero crack del Barcelona, Delgado Ferreiro.

Para empezar una jugada muy bien entrelazada por el conjunto blanco que finalmente terminó golpeando Karim Benzema, y no entró porque los encargados del Camp Nou disminuyeron las medidas de la portería. Por otro lado, el árbitro se equivocó claramente al permitir hacer un cambio antes del descanso por parte del F.C. Barcelona (Montoya por Alves). En el gol del empate de Leo Messi existe una falta clarísima de Xavi a Pepe que el árbitro no quiso ver. Pero ahí no acabó la cosa.

Por si fuera poco, Busquets, Pedro y Messi debieron ser expulsados. Éste último por su gol de falta, ilegal por saber tirarlas mejor que Cristiano Ronaldo. Y, para finalizar, el árbitro debió sancionar un penalti a Özil que pudo suponer el 1-2 para el equipo madridista. Un poco más tarde, Iniesta se tiró al suelo reclamando un penalti de Pepe. Nada, no hubo nada, piscinero como todos los jugadores del equipo azulgrana.

El final del encuentro llegó pronto, cuando mejor estaba el Real Madrid, dominando la posesión y las ocasiones. Sí, podríamos catalogarlo como un #RoboAlMadrid.

La entrada de Kaká, decisiva.
En el minuto 34 de la segunda parte llegó el revulsivo del Real Madrid, entró Kaká y tuvo una participación crucial en el partido, cambiando totalmente el dominio de la pelota. Con su entrada el Madrid tuvo más posesión, más ocasiones y, por supuesto, más fútbol. Ni Cristiano ni Messi, el crack fue Kaká. Ahora entendemos por qué el Madrid se gastó los 65 millones por él, para ser el revulsivo de Oro.

Duelo Messi-Cristiano.
Fabuloso el portugués, desaparecido el argentino. Así podríamos catalogar el duelo de astros. Un Cristiano Ronaldo totalmente participativo, en todas las jugadas de peligro. Por el contrario, un Leo Messi afortunado, sin entrar en el juego culé y un verdadero desastre. Cristiano anotó dos golazos, el primero a pase de Benzema y el portugués fusiló a Victor Valdés; el segundo tras un magnífico pase de Özil que culminó magnificamente el jugador luso. Por otro lado, los goles de Messi, un poco afortunado. El primero fue tras un grave error de la defensa madridista y que el jugador azulgrana se encontró para sólo tener que empujarla a gol; el segundo en una jugada aislada,de falta, cuando menos peligro creaba el equipo local.

De este duelo se sacan conclusiones claras: Cristiano Balón de Oro y Messi debería quedar tercero en esa lucha, por detrás de Kaká, que no olvidemos que marcó un hat trick ante el Millonarios en el que fue el segundo título de la temporada madridista.

@morenodelaplaya

Comentarios

Entradas populares de este blog

Castolo: "La relación con Minanda era una bomba de relojería"

Las tenistas femeninas son unas cachondillas

Eufemiano Fuentes te acusa de dopaje