Edwin Congo, de jugador a odontólogo y a la bancarrota

Edwin Arturo Congo Murillo, (Bogotá, Colombia, 7 de octubre de 1976), más conocido como simplemente Edwin Congo o King Congo, como le apodaron durante su estancia en el Levante UD, jugó de delantero desde sus inicios en 1995 con el Once Caldas.

La leyenda cuenta que un hincha merengue les envió a los directivos del Real Madrid un vídeo de las actuaciones de Congo en la Liga Colombiana, investigaron un poco (miraron los goles que marcó esa temporada, que fueron nada más y nada menos que 30 chicharros) y por 5'5 millones se hicieron con él en 1999. Pero claro, en un equipo con gente arriba como Raúl, Morientes, Anelka y más adelante Ronaldo, nuestro amigo King Congo lo iba a tener difícil para disponer de minutos, por lo que se fue yendo cedido cada año a clubes como el Valladolid, el Vitoria de Guimarães o el Toulouse para ser finalmente repescado por el Real Madrid para la temporada 2001/02, temporada en la que los madridistas se harían con su novena Champions League, ¿casualidad?

Congo tocó techo ganando una Champions sin disputar ni un minuto y decidió cambiar de aires, llegando al Levante UD, lugar donde obviamente se convirtió en un auténtico ídolo en los 4 años que formó parte de su plantilla y donde se ganó el sobrenombre de King Congo.

Tras estos 4 'exitosos' años en tierras valencianas, Congo puso rumbo al norte para aterrizar en el Sporting de Gijón, donde anotó 11 goles en 1 temporada, lo que le valió para ser fichado por el Recreativo de Huelva. Pero fue en el club andaluz donde comenzó su declive, marchándose de alli a final de temporada (año 2008) con la carta de libertad, para volver a tierras valencianas y jugar en equipos como el CD Olimpic de Xàtiva, la UD Benissa o el Paiporta CF compaginándolo con su empleo de odontólogo. En verano de 2010 hizo las pruebas con el CD Castellón de 2ªB, pero no terminó de cuajar la cosa.

Pero compaginar el fútbol con la odontología era poco para Edwin ya que se decidió a montar junto a su hermano Fabio un bar/restaurante en la ciudad de Valencia, el Blue Marlin, un local embriagado de ambiente caribeño. Pero parece ser que la mala suerte de Congo con el fútbol pasó tambien a su vida personal, porque a los pocos meses su hermano (el bar estaba a su nombre) se declaró insolvente, teniendo que cerrar el garito y debiéndole a la dueña del local un total de 12.000 euros. Desde entonces sigue en paradero desconocido y buscado por la justicia.

Desde GoldeOro.es queremos mandarle todo nuestro ánimo a Edwin Congo, un auténtico y olvidado jugador TOP.

A todo esto, disputó 17 partidos oficiales con Colombia anotando 3 golazos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Castolo: "La relación con Minanda era una bomba de relojería"

Las tenistas femeninas son unas cachondillas

Eufemiano Fuentes te acusa de dopaje